jueves, 16 de febrero de 2017

EL RITUAL

El hábito nos permite evitar situaciones desfavorables en nuestra vida cotidiana. Nos ahorra tiempo y nos ayuda a liberarnos de cosas molestas.

El ritual deberá ser el acto de llevar nuestras conmemoraciones especiales y no tanto al plano de la ejecución de manera más disciplinada.

Al ritual que apliquemos no debe ser tedioso, no lo convirtamos en el círculo vicioso del hábito sin sentido.

Al ritual debemos acompañarlo del ceremonial, pero sin ser ceremonioso, es decir elegante, cortés, amable y con la seguridad de su aplicación.

Debemos grabar nuestros objetivos, mencionarlos constantemente, proyectarlos, imaginarlos ya resueltos.

Debemos canalizar nuestras energías en dirigirnos hacia ellos.

El ritual se deberá convertir en nuestro hábito, de ahí que nuestra percepción en aplicarlo sea con excelencia.

Debemos canalizar nuestros pensamientos hacia el logro de nuestros proyectos, pues en ello tendremos que vivir de manera constante.

Despertemos a nuestra intuición de la manera más amable.

Debemos observar lo que sucede a nuestro alrededor, quién está cerca y como es.  


Debemos disciplinarnos más, actuemos en consecuencia y seamos más felices. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario