martes, 14 de febrero de 2017

¡EL SUEÑO!


Escaparse a sí mismo, no representa aislarse, sino independizarse.

Acudir al llamado del espíritu es buscar el punto de partida; es decir buscar el lugar indicado para impulsarse. De salir del ámbito que nos ancla, que nos detiene.

Elevarse a las alturas vivificantes es ¡el sueño!

¡Elevarse sin sentir el miedo a las alturas, es superarse!

Traspasar las capas de la tierra y encontrar la maravilla universal, es el punto.

Viajar, ascender sobre las galaxias; comprender el destino, es tocar nuestro sueño.

Los pensamientos viajan a tal velocidad que si no los detenemos, entonces encontraremos lo que buscamos.

Llegar al sitio, asombrarse y sentir la independencia.


No debemos volver, tenemos que quedarnos; sembrar nuestra semilla y descansar en nuestra eternidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada