jueves, 30 de mayo de 2013

MEDICIÓN ELECTORAL CIUDADANA

¿Cómo mide su participación electoral el elector (a), en una campaña electoral?

La medición y percepción ciudadana que desarrollan los electores hoy en día, consideran las estrategias que observan en el antes y durante el desarrollo de una campaña electoral.

El elector (a), considera el grado de polarización electoral de la región donde se desarrolla la contienda electoral y de la información que generan tanto los Partidos Políticos y principalmente sus candidatos. 

Él elector (a), mide su inclinación a favorecer o votar a un candidato (a), a través de las siguientes observaciones:

1.   Imagen personal, política y/o administrativa: 40%
2.   Puerta a puerta: 30%
Propuestas y saludo personalizado
3.   Carteo domiciliario (propuestas y perfiles): 10%
4.   Encuestas: 5%
5.   Publicidad exterior en vallas: 5%
6.   Mítines: 5%
7.   Utilitarios: 4%
8.   Carteles: 1%

¿Cómo percibe el ciudadano (a) una candidatura, a través de la imagen, carisma y/o personalidad del candidato (a), en los medios de comunicación?

1.   Imagen y posicionamiento: 50%
2.   Entrevistas en radio: 20%
Como se escucha.
3.   Entrevistas o participación en televisión: 30%
Cómo se ve y se desenvuelve.


miércoles, 29 de mayo de 2013

EL TESORO MÀS HERMOSO DE LA TIERRA

        

      Una antigua y hermosa leyenda dice que cuando Dios sometió a los ángeles a prueba, éstos se dividieron en dos bandos. Uno de los ángeles se apartó de los demás y dijo para sus adentros: "Ahora todavía no me declaro en favor de ningùn partido; ya veré cuál triunfa y me uniré a èl." Por tal proceder le fuè impuesto un castigo de no poder entrar al cielo sin antes traer el tesoro màs valioso de la tierra. Camina el ángel, triste...; camina y va buscando el tesoro más valioso de la tierra...

         Halla, por fin, una enrome piedra preciosa. "Me llevarè a los cielos ese diamante de brillantìsimas facetas"-dice-. Asì lo hace, pero en el momento de llegar al cielo, se derrite entre sus manos la piedra preciosa. Tiene que volver a la tierra.

           Camina el àngel, triste...; camina, emprende de nuevo su camino, camino triste, camino de amarguras. En la soledad de un lejano desierto encuentra a un ermitaño, que llora sus antiguos errores. Una de las làgrimas cae sobre una hoja de àrbol y allì brilla, màs hermosa que el diamante. El àngel coge la hoja y la lleva con la làgrima ante el trono de Dios.

           Y de ahì que le fuè franqueada la entrada y pudo quedarse en los cielos, porque trajo el tesoro màs hermoso de la tierra: la làgrima del hombre que llora sus errores.

lunes, 27 de mayo de 2013

LA SANACIÒN ESPÌRITUAL


Cuál es la cosa más necesaria para una sanación espiritual?

Un arrepentimiento sincero y una voluntad firme de querer enmendar los errores.

El que desea recoger copiosas mieses, antes de todo, ha de quitar todas las piedras, ha de extirpar las raíces de las malas hierbas y espinas, y después ha de sembrar en la tierra la semilla buena en su camino; es decir ha de pulir y elevar hacia lo más alto sus pensamientos.

La sanación espiritual viene a ser una extirpación de malas hierbas y una siembra de buen grano.

Para ello, será fortalecer el carácter, firmar con sinceridad y con conocimiento pleno.

No en vano aconseja ya el sabio de la antigüedad: Conócete a ti mismo. Este conocimiento propio, esta mirada seria, penetrante, en nuestro propio espíritu, es tan importante como difícil, y acaso desagradable… y lo es, principalmente, en la juventud. El que desconoce el estado de su propio espíritu, ¿Cómo podrá esperar adelanto?
Todo factor que descubre claramente el fin del hombre es valioso medio educativo. Pues bien; el fin sublime de la vida humana nunca se presenta con luz màs viva a nuestro espíritu que en el examen de conciencia preparatorio para la sanación espiritual, ya que en ella nos damos cuenta más cabal de nuestro fin, es decir el error. En la losa sepulcral del hombre que se halla sanado no podrá inscribirse la frase que Albano Stolz recomendó, a guisa de inscripción sepulcral, para muchos de nuestros contemporáneos: “Hier ruhtèin Mensch nicht wusste, wozu er lebte” Aquì descansa un hombre que no supo por qué vivió.

San Agustín decía: “quiero mencionar-escribe-todos los horrores que he cometido…No porque encuentre complacencia en ellos, sino por quererme y querer a mi creador…Quiero pagar con mi corazón por tu amor. “Vitia sua confiteri, sanitatis indicium est” Confesar los propios vicios es inicio de salud” Mons. Toth.