miércoles, 28 de noviembre de 2012

LOS GRANDES EXPLORADORES




Citar a los hombres que le dieron curso a la historia universal, es hablar de sus experiencias y hechos. Personas que en la era del descubrimiento dieron lo mejor de sí para trasladar su obra hacia los todos los confines del mundo.

ALVAR NÚÑEZ CABEZA DE VACA (1490-1560)
Explorador español (Jerez de la Frontera, Extremadura), descubridor de Paraguay
.
DIEGO DE ALMAGRO (1475-1538)
Conquistador y explorador español (Almagro), principal protagonista de la conquista del Perú, así como de la primera penetración española en el territorio de Chile.

DIEGO VELÁZQUEZ DE CUÉLLAR (1460-1522)
Capitán y colonizador español (Cuéllar, Segovia), fundador de Santiago de Cuba, La Habana y Puerto Príncipe.

BARTOLOMÉ DIAS (1450-1500)
Navegante y explorador portugués, descubridor del Cabo de Buena Esperanza.

CRISTÓBAL COLÓN (1451-1506)
Navegante y descubridor genovés (Génova), descubridor indiscutido de América, 1492.

ERIK EL ROJO (-1700)
Navegante noruego (Jaeren), descubridor de Groenlandia.

FRANCISCO HERNÁNDEZ DE CÓRDOVA (1475-1518)
Militar y explorador español, descubridor del Yucatán para los europeos del siglo XVI.

GONZALO JIMÉNEZ DE QUESADA (1500-1579)
Conquistador español (Granada), conquistador de la Nueva Granada, actual Colombia y fundador de Bogotá.

JAMES BRUCEL (1730-1794)
Explorador escocés (Kinnair, Stirlingshire), fue el descubridor de las fuentes del Nilo, 1730.

JUAN DE GARAY (1527-1583)
Conquistador y explorador español (Villalba de Loza, Burgos), fundador de Santa Fe y refundador de Buenos Aires.

JUAN DÍAZ DE SOLÍS (1470-1516)
Navegante y explorador español, descubridor del río de la Plata.

JUAN PONCE DE LEÓN (1460-1521)
Navegante y guerrero español (Tierra de Campos, Palencia), descubridor de Puerto Rico y de la península de la Florida.

HERNÁN CORTÉS (1485-1547)
Militar español (Medellín, Extremadura), descubridor y conquistador del gran imperio azteca.

HERNANDO DE SOTO (1500-1542)
Conquistador español (Badajoz), descubridor del río Mississippi, 1541.

JOHN DAVIS (1550-1605)
Navegante inglés (Sandride), descubridor del estrecho de Davis, (Groenlandia y tierra de Balfin), noroeste de Canadá.

JUAN DE LA COSA (1460-1510)
Navegante, geógrafo y cartógrafo español, confeccionó el primer atlas del Nuevo Mundo.

PASCUAL DE ANDAGOYA (1495-1548)
Explorador español (Cuartango), fundador y primer vecino de la ciudad de Panamá, 1519.

PEDRO ÁLVAREZ CABRAL (1460-1520)
Navegante portugués (Belmonte), descubridor del Brasil.

ROBERT PEARY (1856-1920)
Viajero norteamericano (Cresson, Pensilvania), primer hombre en llegar al polo norte.

ROALB AMUNDSEN (1872-1928)
Explorador noruego (Borje), descubridor del polo sur.

SAMUEL DE CHAMPLAIN (1567-1635)
Explorador francés (Brova), fundador de Quebec.

SAMUEL WALLIS (1728-1795)
Navegante británico, descubridor de Tahití.

SIR ALEXANDER MACKENZIE (1764-1820)
Descubridor escocés, (Escocia), del río más largo de Canadá, el Mackenzie.

SIR EDMUND AILLARY (1919)
Alpinista neozelandés, primer hombre en alcanzar junto con el sherpa Tensig, el Everest, 1953.

SIR WALTER RALEIGH (1522-1618)
Navegante inglés (Hayes, Devon), fundador de Virginia.




martes, 27 de noviembre de 2012

LA GASTRONOMÍA POPULAR DE LA CIUDAD DE MÉXICO


Con la llegada de los españoles y el nacimiento del mestizaje hubo importantes cambios en la cocina tradicional mexicana. Los conquistadores trajeron de España, de las Islas Canarias y de Filipinas alimentos variados. Entre las semillas, estaban: el trigo, el arroz, la avena, las habas, las lentejas, entre otras. Así como animales comestibles, como la vaca, el cerdo, la gallina y la oveja. Especias como la pimienta, el clavo, la nuez, el jengibre y la canela.

La combinación de productos americanos con españoles, cocinados a la manera indígena permitió la creación de una cocina típica mexicana.

Por ejemplo surgen del maíz, los tamales de mole, de chile verde y de dulce, solos o en una torta, acompañados de atole.

Es popular en el Distrito Federal, el pato de Iztapalapa, cocinado en pipían verde, elaborado con chiles anchos y xoconaxtles y calabacitas con granos de elotes.

En la época de cuaresma se ha hecho costumbre el comer los nopales navegantes o mezclados con romeros. O bien, en platillos a la mexicana, acompañados de los colores patrios: el rojo del jitomate, el verde del cilantro y el blanco del queso y la cebolla. La sopa de haba también se cocina en esta temporada.

En el mes de septiembre, se preparan los antojitos mexicanos; las enchiladas, los pambazos con frijoles, chorizo, lechuga y queso; las sopas y las tostadas. Y como postre, los buñuelos con miel de piloncillo.

Para las fiestas decembrinas, se acostumbra organizar las posadas, donde no faltan las piñatas rellenas de cacahuates, tejocotes, jícamas, cañas, limas y colación. Ponche y pavo y la ensalada de Navidad o Nochebuena hecha de betabel, jícamas, naranja, trozos de caña, lechuga, aceite, vinagre y todo salpicado con nuez.

Por las calles de la capital se encuentran a los vendedores de arroz de leche, las jiricayas, las gelatinas de agua; las alegrías (amaranto) y las obleas de colores. También las cocadas, los camotes y los plátanos cocidos y aderezados con leche. Por el mes de noviembre, en la fiesta de Todos los Santos y los Fieles Difuntos, con la calabaza en tacha cocida con miel de piloncillo. Dentro de esta variedad de postres, se puede considerar el pan de dulce que ya desde la época colonial ya se comía.

La variedad de panes son muchas y sugestivas por sus formas, sabores y nombres, los hay en forma de vegetales, como nopales, hojas, canarios; de animales, caracol; figuras geométricas como roscas, triángulos; de peinados: las trenzas y las pelonas; de atributos masculinos como los bigotes; de temas amorosos como novios, besos y picones; también números: ocho y nueves.

En las ferias, romerías, mercados y plazas frente a las iglesias, el popular pan de dulce con inscripciones curiosas. El pan de muerto, el 2 de noviembre y la rosca de reyes, el 6 de enero después de la llegada de los Reyes Magos.

viernes, 23 de noviembre de 2012

LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA, LAS ARTES NOVOHISPANAS, SIGLOS XVI, XVII, XVII EN MÉXICO.


INSTRUCCIÓN PÚBLICA.
La instrucción pública se puede decir que inicio en México con la llegada de los frailes franciscanos. Primero enseñaron la doctrina cristiana a los indígenas, para después establecer escuelas para enseñar tanto la lectura, como la escritura a los niños, también, el latín, la música y el canto.

La primera universidad de América, fue inaugurada el 21 de enero de 1523. El oidor Rodríguez de Quesada obtuvo el cargo de rector y el oidor Santillana el de maestrescuela. Se le concedió de Real y Pontificia.

Para el año de 1573, fue fundado el Colegio de Santa María de Todos los Santos; el primero que se creó para la enseñanza superior de los profesores, en toda la América. El mismo año se fundó el Colegio de San Pedro y San Pablo.

En 1583 los colegios de San Pedro y San Pablo, el de San Miguel y el de San Bernardo se unieron para formar el Colegio de San Idelfonso.

Al empezar el siglo XVII la arquitectura se caracterizó por el uso del tezontle, material bello, resistente y ligero que da un color característico a las mansiones del aquel entonces. La chiluca o roca volcánica, y la cantera eran trabajadas por la mano indígena y convirtiéndolas en bellos encajes barrocos.

Entre los arquitectos que sobresalieron en esa época se encuentran: Francisco Guerrero y Torres, uno de los más importantes arquitectos del barroco en México. Entre sus obras se encuentran el Palacio de los Condes de San Mateo Valparaíso. Manuel Tolsa, arquitecto y escultor, que se le encargó conducir la Catedral de México, pero también trabajó como escultor.  Otra de sus obras es el Palacio de la Escuela de Minería.

ARTES NOVOHISPANAS.
El primer pintor que vino a México en el siglo XVI, fue Rodrigo de Cifuentes.

Se puede mencionar que al inicio del siglo XVII, de 1600 en adelante se formó la verdadera escuela de pintura de México. En lo que se refiere a escultura, sobresaliendo Manuel Tolsa y Pedro Requena quién hizo las esculturas y relieves de Huejotzingo, en 1585.


MANIFESTACIONES CULTURALES.
El primer teatro en forma, fue construido en México por los religiosos hipólitos, encargados del hospital Real, con el objeto de obtener recursos para los gastos de ese hospital.
Los principales autores domésticos en el siglo XVII en México fueron: Agustín de Salazar y Torres, quién hizo obras para teatro como El Encanto es la Hermosura y también Se Ama en el Abismo.
Eugenio Vela escribió comedias como Apostolado en las Indias y Martirio de un casique, y Alfonso Ramírez Vargas, con sus obras El Mayor Triunfo de Diana. Juan Ruiz de Alarcón con la Verdad Sospechosa, Las Paredes Oyen y Ganar Amigos. Sor Juana Inés de la Cruz, la décima Musa con El Divino Narciso, Los Empeños de una Casa y Amar es más Laberinto. Antonio de Saavedra Guzmán, escribió el poema El Peregrino Vedian. Francisco de Terrazas, el poema épico Nuevo Mundo y Conquista. Carlos de Sigüenza y Góngora con Primavera Indiana, poema sobre la Virgen de Guadalupe y el Triunfo Parténico.

Para el siglo XVIII, se abrieron nuevas escuelas e instituciones culturales como El Colegio de Minería, y la Academia de San Carlos.

jueves, 22 de noviembre de 2012

EL URBANISMO COLONIAL DE LA CIUDAD DE MÉXICO


La gran Tenochtitlán contaba con un eficiente sistema vial a base de calles anchas y rectas, mitad tierra y mitad canales y acequias.

Una vez llevada a cabo la Conquista e iniciada la Colonia, los pobladores del Valle de México se dieron a la tarea de hacer una planificación urbanística.

Se puso de moda que los árboles sembrados en las avenidas fueran amarrados a estacas rectas para dirigir su crecimiento y evitar que se torcieran a su antojo; los arbustos ya crecidos, eran podados para dotarlos de formas fantásticas o geométricas.

Por órdenes del virrey (1789-1794) Juan Vicente de Güemes Pacheco y Padilla, segundo conde de Revillagigedo, el arquitecto Ignacio Costera elaboró el primer plano regulador de la Ciudad de México.

El censo de población en 1793 arrojó un total de 112 000 habitantes.

El empedrado de la ciudad virreinal fue hecho por los mismos vecinos y empezó a usarse desde 1769 por órdenes del virrey marqués de Croix, sin mucho éxito. Fue hasta 1790, cuando el virrey conde de Revillagigedo puso en marcha esta obra y además reglamentó y dispuso que la ciudad se dividiera de poniente a oriente desde la Acordada (Av. Juárez y Bucareli), calles de San Francisco (hoy Madero), Plaza Mayor (Zócalo) calle del Arzobispado (Moneda), hasta el barrio de la Santísima (por San Lázaro).

En 1790 también fue impulsado el alumbrado de la ciudad, que anteriormente eran luminarias de ocote, pasó a ser alumbrado con aceite. Se establecieron faroles a lo largo de las calles y guardas o Guarda faroles por cada 12 favoroles.  Su obligación era pasarse la voz, unos a otros desde las 11 de la noche, cantando la hora que era y el clima que hacia cada cuarto de hora.

En 1783 la calle de República de Uruguay fue la primera con alumbrado público.
A principios del siglo XVIII, fueron construidas las Calzadas de San Cristóbal, (de la Villa de Guadalupe, rodeando el cerro, Avenida Santa Clara, ahora Vía Morelos), Mexicaltzingo (Ermita Iztapalapa a la altura de la Viga), Guadalupe, (sigue siendo la misma), Chapultepec, (Avenida Chapultepec), que sirvieron de diques o muros para contender las aguas que llegaban a la ciudad.

Durante el gobierno del virrey Revillagigedo también se instituyó ponerle los letreros a las calles con el nombre que les correspondían y la numeración de las casas y algo muy importante, los carros recolectores de basura.

MI MÁQUINA DEL CAMBIO


Debo pensar más en mí mismo, sentir, descubrir y neutralizar lo que más me afecta. Adiestrarme en el presente, en el aquí y ahora, en ver las cosas tal y como son; sin dejar que los anteriores estados de ánimo las empeñen y desvirtúen...

Tengo que cambiar mi mentalidad, darme más seguridad y comodidad, para disfrutar la fuerza vital, mental y sexual que tengo. Tengo que superar las barreras de la inmovilidad, del fracaso, de la mediocridad, de la ignorancia, de los prejuicios. Tengo que hacer la reingeniería de mí mismo...

Dejar la autorrealización en manos de otros, es un error; adorar a cualquier hombre por sí, es un error y una limitación; desconfiar de mí para confiar en un instructor, es una debilidad. Nadie puede ascender sino encuentra el aleccionamiento de su guía interior...

La iniciativa me debe conducir al afán de la superación, a mí búsqueda interior, al árbol de la sabiduría, a la cueva de la riqueza y al deseo de progresar, de perfeccionarme y de desarrollar los elementos que más me puedan transformar. La verdadera libertad está en mi camino, en mi mente libre y blanqueada...

No, no, no…no deseo seguir cargando mi miseria interna y externa; daré el salto definitivo y atraeré a esa persona más integra, más poderosa...

Tengo que salir del infierno y del paraíso interior. Tengo que lograr integrarme al cambio de mis actitudes negativas que me atan y de conducirme a niveles de miras y de conciencia...

A un mes de la fecha 21 de diciembre de 2012, tengo que cambiar algo en mí que no me gusta, aunque sea pequeño, y tengo que hacerlo todos los días.
Para avanzar tengo que dominar mi mente y no que ésta me domine. No debo aferrarme a la rutina, a la mediocridad, al aburrimiento, a la indolencia, que me conducen al fracaso de mis iniciativas, a la inercia, a la falta de compromiso...

No debo apostarles a las pequeñas faltas que hasta una hormiga pueda combatir. Una persona que no aspira a su liberación no es consecuente con su destino, ni hace nada por cumplirlo...

Uno puede ser diferente y seguir siendo el mismo...

Debo trabajar con mi máquina del cambio, trabajar sobre y contra mí mismo. La persona que trabaja sobre sí mismo se va liberando de esa naturaleza muerte interior que la gobierna y de la que hay que liberarse. Sólo una nueva persona y lúcida en sus acciones y completando su desarrollo interior, que beba las fuentes de una autentica moralidad y rechace la burda conciencia supuesta; que no haga de su reafirmación estúpida y patológica de su ego, podrá ser el artífice del cambio esperado.

martes, 20 de noviembre de 2012

ENTRE LA BIOLOGÍA Y LA QUÍMICA, la muerte


Las armas biológicas y químicas que se producen causan gravísimos daños que atacan el sistema nervioso de los humanos y cambian la genética  en las células de la piel.

BIOLOGÍCAS

ANTRAX,

Bacteria que causa fiebre, crisis respiratoria y muerte en 24 a 72 horas.

OXINA BOTOLÍNICA.

Hace que se nuble la vista, dificulta la deglución, provoca parálisis y paro respiratorio y provoca la muerte en apenas 24 horas.

AFLATOXINA.

Puede causar hemorragia, convulsiones, coma, cáncer de hígado, muerte.

GANGRENA GASEOSA.

Causa infección bacteriana que puede ocasionar la muerte de los tejidos, insuficiencia renal, coma y a menudo la muerte.

QUÍMICAS

GAX UX.

Agente neurotóxico, causa convulsiones, parálisis respiratorio y muerte.

SARÍN.

Ataca el sistema nervioso, paraliza los músculos de la respiración; puede causar la muerte en minutos.

GAS MOSTAZA.

En estado líquido, provoca quemaduras en la piel y en los ojos. Inhalado causa daño respiratorio y cáncer.

 

domingo, 18 de noviembre de 2012

LA HUELLA DE DIOS



Todo lo creado tiene misticismo. Nuestra tarea como humanidad es hallar ese éxtasis. Tenemos que aprender a nutrir nuestra existencia; en valorar lo que observamos a nuestro alrededor: una puesta de sol, una montaña nevada, la sonrisa de un niño, el vuelo del águila, pero también aprendamos de los momentos difíciles de nuestra existencia, de las tragedias familiares. Tenemos que prestar atención  ante el deseo de ver el misticismo de las cosas cuando suceda algo mágico (emerge una sensación de paz). Tenemos que observar no lo cotidiano, lo metódico, lo trivial, lo anacrónico, lo inútil, sino aquellos aspectos que nutren al espíritu. Lo que tenga la huella de Dios.
Nacimos con un propósito aparte del deseo carnal de nuestros padres, debemos empezar a tratar mejor a aquellas personas que también nacieron con un propósito. A hacernos la vida más fácil, menos complicada, menos mezquina. Una vida en la que empecemos a sonreír, primero entre nosotros mismos, para empezar a hacerlo en lo demás.

Tenemos que aprender que somos afortunados por tener lo que tenemos, esa es la huella de Dios en nosotros.