viernes, 30 de septiembre de 2011

LA VIRTUD DE LA DISCRECIÓN, COMO FACTOR DE CONFIANZA

¿Debemos tener la capacidad de guardar un secreto?


La discreción como virtud, debe ser el modelo de acción que nos acompañe siempre en el desarrollo de lo que hacemos y él cómo hacerlo.

La discreción, se dice que es la rectitud para formar un juicio y actuar con tacto para lograr nuestras metas y proyectos y ser admirados, respetados y así ser dignos de confianza.

La discreción debe ser la guía y la fuerza para hablar u obrar.

Ser discretos es aprender y guardar la prudencia correspondiente de lo que hacemos, vemos y sabemos.

La discreción es todo lo que nos indica el hacer aquello que conviene hacer, aquello que conviene decir; saber callar aquello que nos ha sido confiado y no decirlo.

La discreción es cuidar, no dar publicidad a los asuntos que resulte de la índole del acto en las funciones, las responsabilidades y comunicaciones que deben saberse y hacerse.

Es saber cuidar las intimidades de la vida propia y la vida ajena.

La discreción es la cualidad más distinguida de toda persona bien nacida, para no decir algo que se sabe o piensa, y que actúa con moderación, prudencia y sensatez.

La discreción es la confiabilidad y delicadeza de lo más secreto y reservado de las personas y en los lugares que corresponda.

Toda persona discreta es una joya, es un aliado confiable. Es un profesional admirado y solicitado. Es alguien respetado, respetuoso y respetable.

La discreción es la pequeña virtud de la delicadeza, de la fuerza espiritual, de la prudencia en el juzgar, en el obrar, en el hablar, en el mirar, lo que nos lleva actuar y hablar con oportunidad.

La discreción es la heredera de la prudencia, “la reserva de las acciones”.

La discreción es el sentido común, sabiendo en qué lugar estamos, con que personas nos relacionamos; que pertenece a la vida pública y que pertenece a la vida privada de cada cual.

Ser discretos nos trae muchas ventajas que cualquier otra cosa; es actuar con mesura, templanza, comedimiento, y con cautela.

Ser discretos, nos trae efectividad, es tener “un perfil bajo”, sin humillaciones o falta de carácter. Es contar con plena seguridad, firmeza, inteligencia y conocimiento para desarrollarnos.

Una persona discreta sobresale por lo que sabe y de cómo lo aprovecha para destacar.

La discreción cómo virtud debe ser el ingenio que nos acompañe siempre en el cometido de evitar los errores y/o enmendarlos.

Si actuamos con discreción, seremos más confiables, y la confianza trae réditos a todo plazo.

martes, 27 de septiembre de 2011

ORIGEN Y NATURALEZA DEL PODER POLÍTICO. SANTO TOMÁS DE AQUINO

Libro: Del gobierno de los Príncipes


Traducción Don Alfonso Ordoñez Das Seyjas y Tobar

¿Es necesario que los hombres que viven juntos sean gobernados por alguno?

¿Es más útil a los hombres que viven juntos, ser gobernados por uno que por muchos?

En el gobierno de muchos suele suceder más veces la tiranía, por lo cual es mejor el gobierno de uno.

Los bienes del mundo, como son las riquezas, poder, honor y fama, mejor los alcanzan los Reyes que los tiranos; y de los males en que los tiranos caen aún en esta vida.

Para el gobierno del Reino y de cualquier señorío son necesarios ministros, y se hace una definición de los dos modos de gobiernos, Político y Despótico; y muestra con muchas razones qué el Político conviene que sea suave.

ECLESIATÉS: “Según es el juez del pueblo, así son sus Ministros; y como es el gobernador de la ciudad, tales son los que habitan en ella”.

Es mejor en el gobierno no perpetuar los hombres en el gobierno, los Principados deben ser por tiempo determinado.

Son políticos idóneos para los Principados, los que son de mediano estado en la ciudad, y que no han de ser los más poderosos, porque fácilmente la tiranizan; ni los más de humilde condición, porque luego dan en la democracia o gobierno popular, porque viéndose en alto estado no se acuerdan de lo que eran, y como quien no sabe del gobierno, dan en océanos de errores, o por tener poco cuidado de los súbditos, o por el presuntuoso atrevimiento de cargar las haciendas ajenas.



martes, 20 de septiembre de 2011

LIBRO: “LOS SECRETARIOS PARTICULARES EN EL BICENTENRIO DE LA HISTORIA DE MÉXICO, 1810-2010”. EDITORIAL MIGUEL ÁNGEL PORRÚA. Oscar Méndez Orihuela & Alfonso Araujo López

Prólogo: Emilio Gamboa Patrón


Índice

• Antecedente histórico (¿los primeros secretarios particulares mexicanos)

• Marco jurídico (norma legal de su sustentación)

• ¿Cuáles son sus rasgos?

- Su personalidad

- Sus cualidades

- Sus capacidades

• El decálogo de los Secretarios Particulares

• Su inclusión en la política (¿cómo se da ésta)

• Las referencias universales (aportaciones de notables mundiales)

• Los Secretarios Particulares más importantes en la historia de México

• Los decanos

• El corolario

• Las referencias institucionales (narraciones y hechos de quienes fueron y/o de quienes atestiguan sus hechos o pertenencias)

• Las efemérides

- Virreinato

- Primer Imperio

- México Independiente

- Segundo Imperio

- La república restaurada

- La revolución

- La Nueva España

• Los casos atípicos y el paradigma

Segunda edición corregida y aumentada. Primera edición, 2009. Segunda edición, 2011.


La figura del Secretario Particular, en la escena pública de México, es una garantía de confiabilidad y contrae compromiso con el titular del área y de éste con él.

El citar referencias universales y las mejores obras de los “Secretarios Particulares” es construir parte de la historia política de México.

La política y la administración mexicanas, a través de diversas jerarquías políticas han formado cuadros muy valiosos que han dado lustre a la administración y a los asuntos políticos del país.

Hombres y mujeres que a través de sus enseñanzas y guías han dado a esta figura la importancia vital que la obra enmarca.

Esta obra nacional, define por segunda ocasión a los que se han distinguido, a los que a través de sus formaciones diversas han acompañado y dirigido la historia mexicana.

El libro (2ª edición) “LOS SECRETARIOS PARTICULARES EN EL BICENTENARIO DE LA HISTORIA DE MÉXICO, 1810-2010”, es una obra compiladora de datos, fechas y nombres. De características, habilidades y hechos que la historia de México enmarca de esta figura de la política y de la administración pública. Y es en ese propósito como Alfonso Araujo y Oscar Méndez, encuadran como Secretarios que fueron y que son la reseña historia de estos personajes egregios mexicanos.





viernes, 2 de septiembre de 2011

LA PERSISTENCIA



La persistencia tiene dos cualidades: la visión y la audición

La visión en tener constancia, perseverancia, fuerza, paciencia, tesón, fuerza, y tenacidad para lograr las metas y los proyectos, así como la misión del día a día.

La audición para tener la capacidad de escuchar y ser escuchado en la presentación de nuestros proyectos.

Fijó Calvin Coolidge (trigésimo presidente de los Estados Unidos de América)

“Nada en el mundo puede remplazar la persistencia”. El talento no la remplazaría: nada es más común que hombres con talento y sin éxito.

La genialidad no la reemplazaría: la genialidad sin recompensa es casi un proverbio.

La educación no la reemplazaría: el mundo está lleno de negligentes educados.

La persistencia y la determinación por sí solos son omnipotentes.

jueves, 1 de septiembre de 2011

LA ACTITUD

¿A que nos lleva una actitud positiva?

Nos conduce a hacernos dueños de uno mismo con nuestros procederes.

¿Hay arrepentimiento de lo que decimos?

Cuantas veces nos arrepentimos de las palabras ofensivas y de acciones precipitadas que cometemos sin predimentación, bajo la influencia del mal humor.

Cuantas veces se nos escapan frases no pensadas, de las que más tarde vemos cuán ofensivas eran para los demás.

El Conde Chesterfield, escribió a su hijo: formula de manera precisa y admirable la regla principal de la cortesía “trata a los demás como deseas que te traten a ti”. Observa con atención que cosas te gustan más en los otros, y ten por cierto que las mismas cosas serán las que te hagan grato a los demás.

Qué triste espectáculo ofrece una persona sin actitud positiva. Sea lo que tenga que hacer, le cuesta un trabajo enorme sólo el poder pronunciar el “sí” o el “no”. No logra tener principios ni modo de pensar independiente.

¿Qué es el hombre “ciclista”?

Abundan por doquier, se inclinan por arriba, dan puntapiés por debajo. Se inclinan ante el poderoso y, con orgullo abruman a los que les están subordinados.