lunes, 31 de enero de 2011

Los Secretarios Particulares mexicanos del siglo XIX, 1a. parte

Libro "Los Secretarios Particulares", autores: Oscar Méndez Orihuela & Alfonso Araujo López.
Lealtad, inteligencia, disciplina, eficacia, responsabilidad, LÍDER
  • Agustín Fischer, 1866
  • Andrés Eligio Quintana Roo, 1806
  • Aniceto Villamar Velázquez, 1893-11
  • Aurelio Lartigue Guerra, 1889
  • Benito Juárez Maza, 1872
  • Benito Juárez García, 1854
  • Carlos de Bustamante Merecilla y Osorio, 1801
  • Carlos Rivas, 1883
  • Danuel Larios, 1857
  • Emeterio de la Garza Martínez, 1880-84
  • Emilio Rabasa Estebanell, 1884
  • Francisco de Paula Álvarez, 1822-23
  • Francisco Gómez Palacio y Tebar, 1869-72
  • Gildardo Gómez, 1879
  • Ignacio López Rayón, 1810
  • Ignacio Antonio Oyarzabal, 1812-14
  • Ignacio Ramírez, 1854
  • Ignacio Luis Vallarta Ogazón, 1855
  • Isidro Díaz, 1859
  • José Luis Blasio, 1864-66, 67
  • José Valentín Raymundo Canalizo Bocadillo, 1823
  • José María Chico Linares, 1810
  • José Domínguez Manzo, 1821
  • José Secundino Figueroa, 1821
  • José Victoriano Huerta Márquez, 1869
  • José María Iglesias Inzaúrraga, 1847
  • José Ramón Malo e Inturbide, 1823
  • José Perfecto Mateos, 1852-53
  • José Guillermo Ramón Antonio Agustín Prieto Pradillo, 1847
  • José Antonio Septíen y Villaseñor, 1867
  • José Sotero Castañeda, 1813
  • José María Tornel y Mendívil, 1821, 1824-28
  • Juan Nepomuceno Rosáins, 1813
  • Juan de Dios Villalón Rodríguez, 1876
  • Lázaro Garza Ayala, 1862
  • Lázaro Pavia, 1873
  • Manuel Castilla Portugal, 1857-58
  • Manuel Payno y Flores, 1840
  • Manuel Romero Rubio, 1867
  • Manuel Sánchez Mármol, 1864
  • Matías Romero Avendaño, 1863
  • Pedro Landázuri, 1872-74
  • Pedro Santacilia, 1858-72
  • Ponciano Arriaga Leija, 1811-13
  • Rafael Chousal y Rivera melo, 1884-10
  • Ramón Fernández, 1877-79
  • Rosendo Pineda Zaragoza, 1891-95

sábado, 29 de enero de 2011

Ricardo Barroso Agramont, BCS, generación presente y futura.

Baja California Sur
ANTECEDENTES
10,000 a.C. Los aborígenes habitaron la península aproximadamente en el año 10,000 a.C.,

Los jesuitas fueron los primeros misioneros en instalarse en tierras californianas.
  • 1533. El descubridor de la península de Baja California Sur fue el piloto Fortún Jiménez.
  • 1535. El 3 de mayo de 1535 Hernán Cortés llega a la bahía de la actual ciudad de La Paz.
  • 1804. La Corona Española divide la península en dos territorios separados a la altura del Arroyo del Rosario. La división política les otorgó el nombre de Baja California y Alta California.
Al independizarse México de España, la península de Baja California pasó a formar parte de la nueva nación, como una sola provincia, variando su condición entre provincia, departamento y territorio, según la situación política del país (que se debatía entre federalistas y centralistas).
  • 1850. El Territorio de la Baja California mediante decreto se dividió en dos Partidos, el Norte y el Sur, bajo el mando de un Jefe Político nombrado por el supremo gobierno.
  • 1887-1888. Durante el gobierno de Porfirio Díaz, la península quedó dividida en distrito norte y distrito sur, primero, y después como territorio norte y territorio sur. El presidente de la república designaba al gobernador en turno generalmente militares.
  • 1927. Se suprimió el municipio libre, y en su lugar se crearon las delegaciones de gobierno. Con el tiempo, surgió entre la población local un movimiento que reclamaba tener gobernadores nativos y con arraigo, y posteriormente, la conversión de territorio a Estado libre y soberano, la cual se consumó en 1974.
  • 1929.  Álvaro Obregón elimina los municipios mediante la Ley Orgánica del Distrito y Territorios federales, pasando a ser Delegaciones.
  • 1930. El Congreso de la Unión expide un decreto que modifica el Art. 43 de la Constitución, con lo cual Baja California pasa de Distrito a Territorio Norte de la Baja California. Lo mismo sucede con la Baja California Sur.
Estado libre y soberano
  • 1975 Los sudcalifornianos eligieron por primera vez a un gobernador electo, Ángel César Mendoza Arámburo.
  • 1981 Fue electo Alberto Alvarado Arámburo como gobernador.
  • 1987. Fue gobernador Víctor Manuel Liceaga Ruibal.
  • 1993. Fue electo gobernador Guillermo Mercado Romero.
  • 1999. Leonel Cota Montaño, fue electo gobernador.
  • 2005. Narciso Agúndez Montaño, fue electo gobernador.
El Estado de Baja California Sur, ocupa el 3.8% del territorio nacional y es junto con el Estado de Quintana Roo la entidad más joven del país, que de territorio a Estado fue creado el 8 de octubre de 1974.
En la jornada electoral de 2005, los resultados electorales para gobernador fueron: PAN: 14,196 votos que representó el 8.7 por ciento de la votación estatal. PRI-PVEM (Alianza ciudadana), con 58.947 votos que representó el 36.1 por ciento de la votación. PRD-CONV. (Coalición democrática sudcaliforniana, con 74.102 votos que representó el 74.102 por ciento de la votación. PT: 16,144 votos que representó el 16.144 por ciento, es decir el 9.9 por ciento de la votación estatal.
Actualmente la composición de los 5 municipios en que esta dividió el estado él: PAN tiene 1, la coalición democrática social 4.
Ricardo Barroso Agramont, cuando nació el Estado de Baja California Sur, tenía 6 años de convertirse en Estado, hoy a sus casi 37 años, el Estado joven necesita un gobernador joven de 30 años, impetuoso, capaz, hábil, carismático, estudioso de lo que se necesita para gobernar, liderar y darle a su estado el lugar que se merece en el entorno nacional, lugar que ya tiene en el ámbito mundial en turismo. México requiere de una generación presente, para formar una generación futura, y se cree que Barroso Agramont puede ser el indicado.




jueves, 27 de enero de 2011

La Campaña Electoral Sucia

Los anuncios políticos de campaña "negativos" o "attack ads" que cada período electoral inundan los medios de comunicación,  Y a pesar que los candidatos prometen realizar campañas constructivas y sin ataques personales, al final, con raras excepciones, todos terminan en el mismo trapecio dando golpes bajos. Ante la intensidad de una campaña electoral crece la sucia disposición que va acercándose al día de la votación: la campaña sucia.

Cuando en las encuestas de opinión son claros los indicadores de las intenciones de voto de los electores por un candidato o partido, se dan varios movimientos políticos desesperados que lanzan ataques sus contrincantes.Las encuestas y los análisis muestran que la ventaja que tienen los candidatos a cargos de elección popular antes de sus cierres de campaña tiende a desaparecer y eso se debe ciertamente a las tácticas agresivas. La desesperación o la confianza de candidatos y partidos  pueden caldear más los ánimos de militantes, simpatizantes y naturalmente de de los electores, que prefieren emigrar a otro partido, o abstenerse.
Hay signos de preocupación; diferentes actores se han pronunciado al respecto, unos pidiendo cordura, otros más por puro y descarado protagonismo y, solo unos cuantos apuntando  al origen del problema. ¿La imaginación e inteligencia en los  partidos políticos y de sus candidatos se ha agotado? . Las campañas sucias al parecer ya forman parte de la cultura política nacional.

Este tipo de "estrategias" se fundan en la emisión de mensajes claramente  negativos sobre los  contrincantes. Como ejemplo en México el ex gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, denunció la existencia de tentaciones de "subvertir" la vida, tranquilidad y productividad 
de los veracruzanos durante el proceso electoral de la contienda electoral delpasado 4 de julio de 2010. Por ello, advertía que los actores del 
quehacer político y social, que son los partidos y candidatos, tienen una responsabilidad compartida y deberían hacer propuestas que destierren 
lo que hoy ensombrece a México: desanimo, irritación, dolor, angustia, desesperación y, en muchas otras partes del país, crisis económica y de seguridad.  
Las experiencias de los expertos y analistas manifiestan que aunque existen formas de contrarrestar todo tipo de calumnias, si en estas no se refutan las mentiras, y/o falsedades o ignorarlas, se corre el riesgo de que se propaguen. Pero si se responden  los ataques, pierden el debate y puntos de aceptación que son importantes. O bien que quien las propague pierde tanto en las encuestas como en votos; pierde credibilidad.
Las guerras sucias dan una idea de lo que se  está provocando;  y al respecto hay mucho que decir y reflexionar. Y es que a partir del 2000, elección tras elección,los candidatos salen en búsqueda del "poder por el poder” y que para conseguirlo no escatiman en 
recursos, poco importa a quién tengan que destruir.Las campañas electorales son una guerra y ninguna guerra es  limpia. Las campañas son el reflejo de la cultura política imperante.

Generalmente el elector no se inclinaba  por ese tipo de prácticas, los estudiosos piden debate de ideas, el  pueblo necesita soluciones a su problemática y difícilmente no disfruta de todo el circo que se monta alrededor de los procesos  de elección y así es como se ha caído en el círculo vicioso de ver  campañas dirigidas a lo emocional aunque  se incurra en conductas descalificadoras.
Hay  candidatos y/o sus operadores que creen que son muy eficaces y por eso la usan, porque tienen una errónea concepción o asesoramiento, que si las usan creen que así se posesionan mejor. Los electores se quejan de este tipo de ataques, pero en algunos candidatos y sus  equipos de campaña les resulta muy difícil resistir la tentación de utilizar estos métodos, sobre todo cuando van perdiendo.
Hay  asesorías  políticas, que recomiendan campañas electorales con mensajes belicosos. Se dice que en un mercado político muy disputado y financieramente suculento, los despachos de consejería política exportan estrategias agresivas y trucos a partidos de derecha y de izquierda con un resultado a menudo no despreciable, como la obtención de la presidencia de un país, o la gubernatura de una entidad.

Tal parece que los partidos recurren a mecanismos que muy poco aportan a la búsqueda de un voto de calidad. Un voto decidido después de valorar la pertinencia de un plan de gobierno o de una plataforma de trabajo legislativo? Interesa el voto por la cantidad, no por la calidad. Y esa es la lógica que subyace en la “Campaña Sucia”. De suprimirla, muchos candidatos no tendrían nada que decirle al votante. 
 

miércoles, 26 de enero de 2011

Enrique Peña Nieto-Manlio Fabio Beltrones, el PRI-DF, 2012

Carisma. Don de Dios, la palabra de sabiduría, de conocimiento. Talento. Dotes intelectuales: ingenio, capacidad, prudencia. Habilidad. Capacidad, inteligencia y disposición para una cosa; cada una de las cosas que una persona ejecuta con gracia y destreza y que se vale de toda su experiencia y maestría para negociar y conseguir una cosa. Conocimiento. Acción y efecto de conocer o conocerse; entendimiento claro y despejado. Identidad. Determinación de la personalidad individual. Personalidad. Diferencia individual que constituye a cada persona y la distingue de otra. Estas características distinguen a unas personas y son las cualidades que motivan la atención y la admiración de otras, gracias a una magnética personalidad y conocimiento.
 En política la imagen de un candidato en una campaña electoral es importante, ya que en ella va implícito el 80 por ciento de lo que observa el electorado. La personalidad, la oratoria, la persuasión y la aptitud para un cargo, son más que la propuesta (lamentablemente), los recursos clásicos de la influencia electoral.
En 1997-2000. El PRD con Cuauhtémoc Cárdenas  y Rosario Robles, en la jefatura de Gobierno en el Distrito Federal, el cual marcado a un mercado electoral favorable, alcanzó por segunda ocasión, una mayoría perredista en Diputados Federales, Locales y Jefaturas Delegaciones, así como la Jefatura de Gobierno.
En la elección presidencial del año 2000 en México, el señor Vicente Fox Quezada, llegó rompiendo paradigmas de lo que era un candidato, lo que le permitió al él y al PAN crear una bola expansiva que los llevó a crecer en posiciones legislativas y de administración pública en el Distrito Federal.
Fox, venía de ser gobernador de Guanajuato y Cárdenas de ser el primer Jefe de Gobierno. La habilidad de uno y de otro, lograron lo que todo Partido Político requiere para convencer y ganar, es decir debe contar con candidatos carismáticos, para que el electorado vote por ellos y permita a los partidos posesionarse en la contienda electoral y sobre todo con la ciudadanía.
En la elección presidencial del año 2006, el PRD con Manuel Andrés López Obrador, como segundo Jefe de Gobierno del Distrito Federal, quien contando con un carisma y retorica popular, logra persuadir a un electorado (dudoso de quien sería ya no el mejor candidato, sino a quien necesitaban para resolver las “crisis recurrentes”, en la economía, en lo social y naturalmente en lo político, posesiono y asentó más en la Capital de la República a su partido contando para ello con la tercera mayoría legislativa y administrativa.
 Para el 2012, el PRI tiene ya a quien lo represente como su candidato presidencial, quien cuenta con esa característica disuasiva y carismática que seguramente influirá en un electorado cada vez más informado, con propuestas serias y viables y que cuenta con la firmeza y garantía de que sus planteamientos estarán sustentados y se realicen.
 El desencanto electoral por los Partidos Políticos es evidente y la percepción ciudadana así lo registra.
 El PRI con el resultado que ha estado obteniendo y con la garantía de refrendar en los Estados donde gobierna y en vías de recuperar otras entidades, le ofrecerán posesionarse mejor en el ámbito nacional. Pero no se debe olvidar que el PRI en las elecciones de 2000 y 2006, con mayoría de gubernaturas, municipios y congresos locales, perdió la presidencia de la República.
Por ello el candidato que sea por el PRI deberá contar con ello y coadyuvar enormemente para incrementar la confianza y participación ciudadana en el Distrito Federal, y con ello crear la ola de certidumbre de los capitalinos, y lograr lo que el partido no ha podido ganar desde 1997. Aunado a un gran candidato o candidata capaz de contar con las estrategias, los apoyos y la simpatía de los citadinos.
Los candidatos que actualmente cuentan con esas características que pueden llevar al PRI a recuperar la presidencia de la República tienen nombre y rostro: Enrique Peña Nieto y Manlio Fabio Beltrones Rivera. Que además cuentan entre sus colaboradores a profesionales de la política y a excelentes e inteligentes  operadores.
La percepción de analistas, líderes de opinión, políticos de izquierda y derecha, medios de comunicación, y ciudadanos consideran las grandes oportunidades que tiene el PRI en el Distrito Federal de ganar importantes posiciones electorales y de administración.
El PRI en el Distrito Federal, actualmente no cuenta con la capacidad de operación y de credibilidad por sí mismo, para estar sobre encima del carisma o no de ciertos candidatos, y ello lo puede perjudicar enormemente. Necesita una estructuración a fondo que le permita ya prepararse, no al 2012, sino en el 2011, recordando que el proceso federal electoral inicia la primera semana de octubre.
Aristóteles decía: las relaciones están basadas en tres fundamentos: logos, pathos y ethos= competencia, carisma, carácter.
El electorado vota por el candidato con soluciones, con candidatos que les agradan y en los que confían.

 

lunes, 24 de enero de 2011

Constancia y Disciplina

Hasta donde la humanidad puede confiar en sus capacidades, talentos, y habilidades, sino es hasta que pueda desafiar el compromiso que tiene para conocerse.
La historia de Juana, así nos los muestra y queda la presente referencia como ejemplo de fe para cumplir con la diaria misión de cada quien.
Juana nace en la Ciudad de México el primero de junio de 1967, perteneciente a una gran familia trabajadora.
Católica por convicción y brillante estudiante. Término la instrucción primaria con un promedio de 9.9, la secundaria con 9.3, el bachillerato con 8.31 y la universidad con 8.33. La falta de una verdadera orientación vocacional en México la llevará a iniciar primero Contaduría, después   Ingeniería Bioquímica Industrial por poco tiempo.
La historia como vocación y pasión, su especialidad la paleografía (estudios de las letras antiguas). La llevó a colaborar eficazmente en el Archivo General de la Nación, donde se desarrolló y participo en la obra "La cultura industrial mexicana".
Persona agradecida con la vida y de quien se la dio, su madre "Doña Consuelo", que con su fortaleza y apoyo pudo lograr la meta que tenía propuesta, crecer y superarse.
El 30 de junio de 1987, cuando tenía 20 años de edad, un cafre alcoholizado que se había pasado la luz roja del semáforo la atropelló a un paso de la banqueta. Del golpe que recibió, su ojo se salió de la cornea y tuvo fracturas de su brazo izquierdo, de la tibia de su pierna izquierda y de su quijada. Tiene un clavo en su pierna izquierda y secuelas del entubamiento que fue objeto al tener problemas de habla y de respiración, por contraerse su tráquea que le provocó estenosis subglítica.
Su lucha por la vida, su creencia en Dios, y con ella misma, aunado al gran apoyo familiar le han ayudado a recuperar la salud y la seguridad.
A pesar de su "enfermedad", fue escarnio de compañeros y vecinos. Pero su constancia y disciplina la han llevado a dejarle a la humanidad prueba de una increíble fuerza de voluntad y de contar con gran impulso de fe "su confianza no se le concedió, se la ganó".
Actualmente Juana colabora con gran entusiasmo y conocimiento en la biblioteca más grande de América Latina.

sábado, 22 de enero de 2011

El Político Mexicano y el Maquiavelismo

Nicolás Maquiavelo nació en el pequeño pueblo de San Casciano in Val di Pesa, a unos quince kilómetros de Florencia el 3 de mayo de 1469.
En 1512, sirvió cuatro años en una oficina pública como secretario, y fue posteriormente nombrado Canciller y Secretario de la Segunda Cancillería. Tomó un rol importante en los asuntos de la república italiana, habiendo quedado sus decretos, sus registros y sus despachos para guiar, así como sus propios escritos a los estudiosos y no estudiosos de la política.
De su moraleja: de que es mejor ganar la confianza de la gente que confiar en la fuerza, es tomada para aquellos que quieran ostentar el poder.
Es en el rey Luis XII en que Maquiavelo resume los cinco errores capitales del poder y que los resume en su obra.
César Borgia, puede considerarse en el actor principal de la obra de Nicolás cuando manifiesta que sus habilidades le son insuficientes para solucionar los problemas de su cargo.
En la decisión de César por forzar la elección del Papa Julio II, Maquiavelo comentó: que aquel que piense que los favores harán que los grandes personajes olviden ofensas pasadas se engaña asimismo. Y en el que también presenta las semejanzas entre la fortuna y las mujeres: que el osado, y no el cauteloso, es el que conquistará a ambas.
Aunque Maquiavelo nunca lo dijo, se le atribuye la frase "el fin justifica los medios", ya que resume muchas de sus ideas.
En su obra debe tenerse en cuenta que cuando Maquiavelo lo escribe está escribiendo para mostrar a Lorenzo II de Médici como debe desempeñarse si es que quiere unificar Italia y sacarla de la crisis en la que se encuentra. Maquiavelo aclara también que puede existir un hombre cuya virtud política (saber aprovechar los momentos de fortuna y escapar de los desfavorables)
Maquiavelo entiende que todo Príncipe debe tener virtud y fortuna para subir al poder: virtud al tomar buenas decisiones y fortuna al tratar de conquistar un territorio y encontrarse con una situación (que no fue provocada por él mismo) que lo ayuda o beneficie conquistar. Aquel príncipe que obtenga el poder mediante el crimen y el maltrato, siendo éste vil y déspota; debe entender que una vez subido al poder tiene que cambiar esa actitud hacia el pueblo. Dándole Liberio al pueblo, para ganarse el favor del mismo, ya que al fin y al cabo estos serán los que decidan su futuro.
Maquiavelo es además un auténtico precursor del trabajo de los analistas políticos y columnistas de nuestros días: “todos estos príncipes nuestros tienen un propósito, y puesto que nos es imposible conocer sus secretos, nos vemos obligados en parte a inferirlo de las palabras y los actos que cumplen, y en parte a imaginarlo” (carta a Francesco Vettori, julio de 1513).

En todo caso, distintos textos del pensador arrojan luces y sombras sobre la coherencia interna de su obra. Así, el florentino llega a afirmar no sin ironía que "desde hace un tiempo a esta parte, yo no digo nunca lo que creo, ni creo nunca lo que digo, y si se me escapa alguna verdad de vez en cuando, la escondo entre tantas mentiras, que es difícil reconocerla” (carta a Francesco Guicciardini, mayo de 1521).
No pocos políticos mexicanos se han distinguido que en sus quehaceres políticos, actúen o se mencione que en  cada acción que ejecutan lo hagan “maquiavélicamente” para ser aceptados o reconocidos como inteligentes. Hay quienes han subido como las burbujas del champán, hasta la cima del poder. Toman “grandes” decisiones. Ganan mucho dinero. Hacen que otra gente haga lo que ellos quieren. Dirigen. Apuestan para ganar. Tienen coraje para desarraigar a su creatura servil y darse los medios, los fines.
Algunos políticos de la vieja o nueva clase política suelen comportarse como príncipes: inteligentes, brutales y malos. Personas que suelen salirse con la suya y su vida se concentra en ese propósito, mintiendo, manipulando. Demostrando una falsa ira. Demostrando su ira verdadera, amenazando. Halagando. Abusando de la lealtad. Creando culpa en la gente que los percibe engañosamente como la figura de un padre o una madre. Que utilizan la técnica del terrorista: lavadores de cerebro, autoritarios, que desean mandar y dominar a los demás, haciendo que la intimidación directa prepare psicológicamente a la gente para padecerla y tenerles miedo. Actúan con el síndrome Calígula: que no pueden evitar sus hechos lunáticos como cualidad natural que disfrutan y que al gobernar o dirigir se celebren y cultiven sus demencias. De que no tienen miedo de lo que piensan los gobernados, no se preocupan por sus sentimientos y no apartan la mirada de sus trofeos. Que disfrutan hacer lo que les resulta natural, el ser genuinamente incoherentes. Sus habilidades las usan de una paranoia bélica para perjudicar constantemente. Que tienen sus propias reglas de orden y no se preocupan por las leyes que gobiernan a los demás. Que se recompensan diariamente a sí mismos por el estrés, los horarios prolongados y por las indignidades de la vida, de manera onerosa.
¿Que distingue a los políticos de uno y otro partido del resto de la humanidad? ¿son más malos? son formados a ser todo lo maquiavélico que pueden llegar a ser (Maquiavelo, se formó, educó y sirvió). Les mostraron como derrotar a sus contrincantes más inteligentes que ellos. Los educaron que los demás tiriten y lloren cuando entran a sus oficinas. Los guiaron para obtener lo que quieren y cuando lo quieren, sin importar si lo merecen o no. Los protegieron para cercenar cabezas una tras otra y a actuar sin que los señalen con el dedo de la honradez.
Dejamos el ejemplo de varias frases del florentino para que los lectores continúen aprendiendo más y mejor la filosofía de algunos políticos que en su actuar, enmarcan mal al modelo de la política.
1. En general, los hombres juzgan más por los ojos que por la inteligencia, pues todos pueden ver, pero pocos comprenden lo que ven.
2. Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.
3. La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad.
En el 2009, se renovó la Cámara de Diputados; en 2010, se renovaron gubernaturas, congresos locales y ayuntamientos; en 2011, se renovarán gubernaturas, congresos locales y ayuntamientos; en 2012, se renovarán la Presidencia de la República, el Congreso General, Gubernaturas, Congresos Locales, y Delegaciones Políticas, Asamblea Legislativa y la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal.
Los mexicanos del siglo XXI desean mejores políticos, menos maquiavélicos y perversos. Más mujeres y hombres, funcionarios, políticos, representantes, gobernantes y servidores públicos más comprometidos por las causas del Estado y de la Nación. Menos protagonistas y más estadistas. Más y mejor política al servicio de la economía, de la seguridad y de la salud.


viernes, 21 de enero de 2011

La Naturaleza Política

 Giulio Mazarini o Jules Mazarin) Cardenal italiano al servicio de la monarquía francesa, que ejerció el poder en los primeros años del reinado de Luis XIV (Pescina, Abruzzos, 1602 - Vincennes, Francia, 1661). Procedente de una familia siciliana cliente de los Colonna, estudió en la Universidad de Alcalá de Henares y trabajó en la diplomacia papal. Sus misiones diplomáticas le pusieron en contacto con Richelieu, que reparó en su talento político; el favorito de Luis XIII le protegió, naturalizándole francés (1639), haciéndole cardenal sin ser siquiera sacerdote (1641) y recomendándoselo al rey en su testamento (1642).
Fue así como, a la muerte de Richelieu, Mazarino le sucedió como primer ministro de Francia. La muerte del rey en 1643 acrecentó su poder, pues dejó de heredero un rey menor de edad y como regente a una reina madre, Ana de Austria, que Mazarino dominó completamente, haciéndola su amante y probablemente su esposa.
El nuevo rey, mayor de edad desde 1654, reconoció la labor de Mazarino en defensa del Trono, manteniéndole en el gobierno hasta que murió.
Su política se baso en el realismo político maquiavélico y deja constancia de su testamento "Consejos para Políticos", del cual hacemos el resumen correspondiente y lo más interesante del mismo.
Conócete a ti mismo
¿Estás sujeto a la cólera, al miedo, a la audacia o a cualquier pasión? ¿Cuáles son los defectos de tu carácter? ¿Tus errores de comportamiento? examínate físicamente, ¿Tienes la mirada insolente, la rodilla o la nuca demasiado rígidas, la frente surcada de arrugas, los labios demasiado finos, los andares demasiado rápidos o demasiado lentos?
¿Gozan de buena reputación las personas que frecuentas? ¡En ocasiones puedes llegar a perder el dominio de ti mismo y a cometer errores de lengua o de conducta?
Aprende a vigilar todos tus actos y no disminuyas jamás esta vigilancia. Toma nota de cada uno de tus defectos y vigílate en consecuencia.
Si alguien de ha ofendido y tienes la bilis revuelta, no digas nada, no hagas nada que revele tu cólera. No trates de vengarte, pero finge no haber experimentado nada, y aguarda tu hora. Que tu semblante no exprese jamás nada, ni el más menor sentimiento, sino una perpetua afabilidad. y no sonrías al primero que llegue y muestre por ti el menor entusiasmo.
Conserva siempre una actitud reservada, observándolo todo con la mirada. Pero cuida que tu curiosidad no traspase la barrera de tus pestañas.
Conoce a los demás
La enfermedad, la embriaguez, los banquetes, las bromas, los juegos en que se cruza dinero y los viajes, todas las situaciones en que las almas relajan la tensión y se abren. Hay que aprovechar la situación y saber la información adecuada.
Para conocer a alguien mira con quién tratas. Elogia a quien se encuentra en la aflicción, y consuélalo, porque en esas circunstancias es cuando se dejan escapar los pensamientos más secretos y los más ocultos.
Aquellos que se extiendan ruidosamente en frases complacientes sobre ellos mismo no son muy temibles. Los extravagantes son personas de semblante áspero y triste, que hablan mucho y en voz alta.
A quienes se entregan al vino y a Venus, les cuesta trabajo guardar un secreto: los unos son esclavos de su amante, los otros tienen la tendencia a hablar a tontas y a locas.
Las personas de complexión melancólica o flemática se declaran abiertamente sin ambición y sin orgullo. Y de hecho, se les puede ofender, pues no tardan en reconciliarse con el ofensor.
No pongas confianza en un hombre que promete fácilmente; es un embustero o un bribón.
Si alguien te revela los secretos de otro, no le hagas ninguna confidencia, porque se conducirá probablemente con un ser querido lo que no se ha conducido contigo.
Quienes son de una elegancia demasiado refinada, son afeminados y carecen de probidad moral.
No tienes nada que temer de aquéllos que se preocupan demasiado por su apariencia.
Quienes hablan con voz afectada punteando
Quienes hablan con voz afectada punteando sistemáticamente sus frases con un ligero tosiqueo son afeminados y aficionados a Venus.
Los hipócritas están siempre dispuestos a propagar las noticias y aprueban sistemáticamente lo que tú hagas. Te representan la comedia de la amistad, pero si delante de ti desuellan a los demás, ten cuidado que no tardarán en hacer otro tanto contigo.
Entérate de cuáles son los intereses de tu amigo y hazle unos regalos de acuerdo con su carácter.
No descubras jamás tu interior, delante de desconocidos, porque si llegaran a ser tus enemigos sabrían cómo tenerte dominado.
Con las personas de buena cuna sé benévolo, afectuoso, amable; rechaza las muestras de humildad, signos de una sumisión excesiva, como la de besarte los pies.
Si buscas el favor de los individuos del pueblo, promételes unas ventajas materiales a cada uno personalmente. Porque esto es lo que les interesa y no el honor o la gloria.
No divulgues los secretos que alguien de haya confiado, porque perderás su estimación.
Cada vez que aparezcas en público, lo cual debe ser con la menor frecuencia posible, condúcete de manera irreprochable, porque un solo error ha arruinado a menudo una reputación de manera definitiva.
Conviene siempre poner la confianza en los impulsivos, en los poderosos y en los parientes, pues es ésta una confianza bien colocada.
En  tus comienzos no escatimes ni tu reflexión ni tus esfuerzos y no acometas nada sin estar seguro del éxito.. Pero una vez que tu fama está bien establecida, hasta tus errores contribuirán a tu gloria.
Cuando inicies una empresa, no tomes socio que, en ese asunto sea más competente y más experimentado que tú. Si tienes que visitar a alguien, no vayas con quién se encuentre en mejores relaciones con aquél que tú mismo.
Si debes abandonar un cargo, evita que los que te sucedan sean hombres muy claramente superiores a ti.
Conserva siempre fuerzas en reserva para que no se puedan calcular los límites de tu poder.
No te comprometas en discusiones en las que se enfrentan opiniones distintas, excepto si estás seguro de tener razón y de poder probarlo.
Fracciona en varias partes los asuntos que exijan varios días de trabajo y soluciónalos uno por uno. Deja los asuntos que, sin proporcionar gloria ni dinero, impongan muchos esfuerzos.
No te comprometas, por agradar a alguien, en asuntos que no te sirvan de nada y te toman mucho tiempo.
No mires de hito a tu interlocutor, no muevas la nariz, no la frunzas tampoco y evita ofrecer un semblante huraño. Raro de gestos, mantén la cabeza derecha y la palabra sentensiosa. Camina con pasos mesurados y conserva una actitud decorosa.
Quien se jacta en público de sus bienes, alienta a quienes lo oyen a hacerle peticiones. No seas de éstos y evita la ostentación pública.
El mejor momento para presentar una solicitud es aquél en que la persona está de buen humor, u día de fiesta o después de una comida, a condición, sin embargo, de que no se encuentre dormitando. Procura no hacer una petición a un hombre arrastrado en un torbellino de asuntos o abrumado de cansancio. Cuídate también de pedir varias cosas a la vez.
No le pidas al superior ni título ni privilegio, que es siempre muy largo de obtener, redacta tú mismo el documento y deslízalo en el momento oportuno para que lo firme.
Como siempre es humillante recibir una negativa, no pidas nada que no estés seguro de obtener. Por esto también, es preferible no pedir nada directamente sino sugerir aquello de que tienes necesidad.
Con los temperamentos fríos sé directo y brutal y los impresionaras; con los caracteres fogosos obra, por el contrario, con suavidad y tacto.
No hay que dar demasiado crédito a los sabios, porque rebajan en exceso lo que ellos tienen de superior y realizan ventajosamente la reputación de los demás.
Cuida tu alimentación de no cometer ningún exceso ya sea en calidad o en cantidad, y obra igualmente con tu vestido en lo que respecta al calor y al frío. Evita también trabajar o dormir demasiado.
Niégate a servir de testigo en un proceso porque te enojarías con una u otra parte. No hables, no des información sobre un hombre que sea de buena cuna o de baja extracción. No manifiestes a nadie favor particular en presencia de otros, porque si no juzgarán que los desprecias y te aborrecerán.
Ten por regla general, es un principio fundamental, jamás a hablar desconsideradamente, tanto en mal como en bien, de cualquier cosa, ni a referir los hechos de nadie, sean buenos o malos. Porque puede ocurrir que esté presente un amigo de aquél de quien hablas y le repita tus palabras agravándolas; a causa de ello aquel hombre se sentirá herido. Si, por el contrario, es enemigo de aquel a quien elogias, ter atraerás su enemistad.
Si bien es cierto que importa saberlo todo oírlo todo y tener espías por doquier, hazlo con prudencia, porque es ofensivo para cualquiera saberse espiado. Debes pues, espiar sin dejarte ver.
Es preferible no pretender que seguirás una política mejor que tus predecesores, que tus leyes serán más rigurosas, pues te enajenarás sus amigos. Incluso si son justos no anuncies tus proyectos políticos, o al menos no hables más que de aquellos de los que sabes de antemano que serán bien acogidos.
A todos aquellos que por sus proezas merezcan una gloria plena y entera, déjalos vanagloriarse solos sin reivindicar tu parte. La gloria recaerá en ti con más fuerza ya que se le añadirá la de haber estado encima de la envidia.
No ultrajes la derrota de tu adversario, no provoques a tu rival y conténtate cuando seas vencedor con la realidad de tu victoria sin loarla con palabras o gestos.
Si se te pide que intercedas por alguien en un asunto, acepta, pero al mismo tiempo muestra que este asunto no depende de ti.
Si se comprueba tu influencia sobre los Grandes, se te hará responsable de sus malas acciones. Por lo tanto procura que tu superior oiga tus consejos, y escuche tus intervenciones, pero no procedas sino en su ausencia a grandes cambios políticos. Esta precaución es particularmente par los confesores de los Príncipes.
No trates de saber abiertamente si alguien te ha combatido, ni quién lo ha sostenido en su lucha contra ti. De tu enemigo no hables jamás, pero será de primordial importancia que conozcas todos sus secretos. No te entrevistes en público con las personas odiadas por todos y no seas su consejero.
Si te has mostrado reticente o incluso descortés con alguien que te pedía un servicio, no vayas a concedérselo fácilmente a otro que sea inferior suyo o quizá su igual,. Porque perderías su confianza y suscitarías su odio.
Si te sucede estar presente cuando alguien se dirige a sus sirvientes y les da órdenes, permanece allí pero sin intervenir ya sea aprobándolo ni contradiciéndolo.
No pretendas jamás en presencia de otro tener influencia sobre tus superiores, no te jactes de su favor. No te abandones tampoco a la confidencia diciendo lo que piensas de uno u otro.
Cualquiera que sean tus funciones podrás ganarte siempre la simpatía de un superior si le haces otorgar mercedes. Con tus inferiores opta siempre por mostrar cierta indulgencia, al menos aparentemente, más que alardear de excesivo rigor.
Si te enteras de que un pretendido amigo ha hablado mal de ti, no se lo reproches; te harías un enemigo de alguien que en el peor de los casos no era hasta entonces sino un indiferente.
No trates de saber todos los secretos de los Grandes, porque en caso de huida se sospecharía de ti.
No celebres el fracaso de quien no ha seguido tus consejos, y deja que los hechos testifiquen a tu favor.
Permanece silencioso la mayor parte del tiempo, escucha los consejos de otro y medítalos largamente. No te dejes llevar por los sentimientos. No te sobreestimes tus palabras o tus actos. No te encargues de asuntos que no tengan para ti ninguna utilidad presente o futura y no intervengas en los asuntos ajenos.
No envíes como embajador a un hombre que sea adversario tuyo y medite tomar el poder, pues obraría contra tus intereses.
Mira siempre de qué lado se inclina la fortuna, o de qué lado hay el peligro de que decaiga.
Cada día, o determinados días fijados de antemano, consagra un momento de reflexionar sobre la que debería ser tu reacción frente a tal o cual suceso probable.
No te abandones jamás a confiar unos secretos, porque no hay nadie que con el tiempo no pueda convertirse en enemigo tuyo. No hagas nada bajo la influencia de la euforia, pues cometerías errores o caerías en lazos.
Cuando puedes ser observado, habla muy poco; te arriesgarías así menos a los errores que si te abandonas a los raudales de palabras.
Observa los vicios y las virtudes de cada cual; así podrás en caso de necesidad emplear los unos o las otras para dirigir a alguien. Con ellos tendrás un buen arsenal a tu disposición.
No concedas entrevistas cuando tengas el ánimo ocupado en otra parte; te faltaría la atención.
Muéstrate grave con los melancólicos, bilioso con los coléricos y paciente cuando se trate de un superior.
No intentes adoptar un aire grave con un sabio o un especialista del asunto que tratas, y no acumules los argumentos técnicos, cosa que debes hacer por el contrario con un profano.
Cuídate de las circunstancias, considera si te son favorables o no. Con aquellos a quienes su adscripción a un partido les hace poderosos o con quienes están bien situados en la corte, emplea todos los medios para hacértelos amigos.
No cuentes con tu valor y tus talentos para obtener un cargo y no vayas a imaginarte que éste debe recaer en ti automáticamente con el pretexto de que eres el más competente para desempeñarlo. Porque se prefiere conferir un cargo a un incapaz más que aquel que lo merece. Obra pues, como si no quisieras deber tus funciones más que al favor de tu patrón.
Siempre hay que apuntar lo más alto posible. Si comienzas unos estudios emplea en ellos toda tu energía sin dejarte llevar por esa vanidad que es lo único que buscan ciertos sabios de estudios. Si es la virtud a los que aspiras, que sea la más alta. Si son los honores, ambiciona los más elevados y estarás así seguro de obtenerlos.
Ten cuidado de no confundir las personas entre ellas. Porque al equivocarte sobre tu interlocutor, con el uno revelarás tus ignorancias, y al otro le harás conocer unas intenciones que no tenía por qué saber.
No pronuncies jamás elogios que alagando al uno se tenga por críticas indirectas contra los demás. Excepto si te encuentras en el seno de una multitud en la que todo el mundo grita a la vez sin que se sepa quién dice lo que dice. Por esto, no debes hablar de las virtudes de tu amigo y disimula sus vicios.
Evita encolerizarte demasiado pronto contra alguien, porque muy a menudo advertirás que te han inducido en error con falsos informes. Pero si en el intervalo te has abandonado a la cólera, las culpas recaerán sobre ti.
No preguntes jamás tu camino para un destino único, sino infórmate a la vez sobre varios itinerarios. Mientras estés al alcance de sus miradas sigue una dirección contraria a la que vayas a llevar. Igualmente, cuando salgas de una ciudad o un pueblo camina a campo traviesa, y después, en cuanto estés fuera del alcance de las miradas, cambia de  
ropa y de marcha, vuelve al camino y toma la dirección que te conviene.
No te jactes a tontas y a locas de tus inmensas posibilidades, porque así informarás a tu adversario. Si quieres dar a conocer tu gloria haciendo publicar tu panegírico, limítate a una obrita que todo el mundo pueda comprar y que obtenga los favores del público por todos los confines del mundo. Ponte en relación también con los autores especialistas en el género con el fin de que inserten tu nombre y tu elogio en sus obras. Harán así más por tu fama que un grueso libro que nadie querrá leer o comprar.
Axiomas
1. Obra con todos tus amigos como si hubieran de volverse tus enemigos.
2. En una comunidad de intereses, el peligro comienza cuando uno de los miembros llega a ser demasiado poderoso.
3. Cuando te preocupes por obtener algo, que nadie se dé cuenta antes de que lo hayas conseguido.
4. Hay que conocer el mal para poder impedirlo.
5. Lo que puedas arreglar pacíficamente, no trates de arreglarlo con la guerra o con un proceso.
6. Más vale sufrir un ligero daño que, con la esperanza de grandes ventajas, hacer progresar la causa de otro.
7. Es peligroso ser demasiado duro en negocios.
8. Más vale el centro que los extremos.
9. Debes saberlo todo sin decir nada, ser amable con todos sin dar tu confianza a nadie.
10. La dicha consiste en mantenerse a igual distancia de todos los partidos.
11. Conserva siempre alguna desconfianza respecto de cada cual y ten convicción de que aquellos no tienen mejor opinión de ti que los demás.
12. Cuando un partido es numeroso, aunque no sea de ese partido no hables mal de él.
13. Desconfía de aquello a lo que te llevan tus sentimientos.
14. Cuando hagas un regalo o cuando des una fiesta, medita tu estrategia como si partieras a la guerra.
15. No dejes a nadie acercarse a un secreto con más facilidad de lo que dejarías acercarse a tu cuello a un prisionero decidido a degollarte.
Resumen
1. Simula
2. Disimula
3. No confíes en nadie
4. Habla bien de todo el mundo
5. Prevé antes de obrar.
 

Las Relaciones Públicas y la Política

Las relaciones públicas se remontan a la antigüedad, pues ya en las sociedades tribales eran utilizadas en cierto modo para promover el respeto a la autoridad del jefe.
En la Antigua Grecia se fomentaba la discusión pública en el ágora y se persuadía al público haciendo uso del teatro. Los romanos introdujeron dos vocablos propios de la profesión: la República (‘cosa pública’) y la Vox Populi (‘voz del pueblo’). Tras la caída del Imperio Romano y siguió una época de oscurantismo durante la Edad Media donde el desarrollo de las relaciones públicas fue casi nulo, pues no se permitía el libre debate de ideas.
Sin embargo, el Renacimiento trajo consigo la libertad de expresión y el libre intercambio de ideas que dieron gran impulso a la profesión.
El arte de vincular al político con sus públicos sean estos internos, intermedios o externos, es relaciones públicas. Es ir adecuando el mensaje para cada uno de ellos en conjunto a propósitos previamente establecidos logrando una empatía con ellos.
Las relaciones públicas deben ser en política la disciplina encargada de gestionar la comunicación con un mapa de públicos clave para construir, administrar y mantener una imagen positiva y bien para cumplir con sus propósitos laborales y políticos, en beneficio de él o de sus jefes.
Las relaciones públicas, deben ser una disciplina planificada y deliberada que se lleva a cabo de modo estratégico. Debe tener la característica de ser una forma de comunicación con quien trata, no sólo dirigirse a un público (tanto interno como externo) sino que también se aprenda a escuchar y atender favoreciendo así la mutua comprensión, y permitiendo que se use como una potente ventaja competitiva a la hora de pretender un posicionamiento. Esta disciplina se debe valer de la publicidad, la información y la promoción no pagada para realizar su cometido.
Las relaciones públicas en política son la base para contribuir al diálogo con los grupos meta, en la búsqueda de entendimiento, comprensión y del más valioso elemento: Confianza. En relación al contacto directo, se debe identificar los grupos meta y buscar toda posibilidad de acercamiento.